¿Piensas en horizontal o en vertical?

marzo 8th, 2012 Posted by blog, herramientas, informática, TAO, traducción asistida por ordenador No Comment yet
Al presentar al traductor el texto por traducir, los programas de traducción asistida utilizan interfaces muy diferentes. Un posible criterio para clasificarlas consiste en distinguir entre las que presentan los segmentos como líneas separadas por determinados caracteres (figura 1) y las que presentan los segmentos en forma de tabla (figura 2).


Figura 1. Presentación de los segmentos en forma de líneas (horizontal)

 


Figura 2. Presentación de los segmentos en forma de tabla (vertical)

 

En el primer grupo podemos incluir la mayoría de las versiones del popular Trados, así como otros programas que parecen haberse inspirado en este sistema de trabajo, tales como WordFast Classic, Translation Workspace, Gtranslator o Launchpad Translations. En el segundo grupo, que probablemente resulte más nutrido, se cuentan Idiom Workbench, SDLx, SDL Trados y POedit, entre otros.
 
Aparte de la diferente manera de presentar los segmentos, los programas del primer grupo vemos también se caracterizan por incluir el texto intersticial de los segmentos, es decir, el texto que no es necesario traducir (por ejemplo, las imágenes de los documentos redactados con un procesador de textos o las etiquetas de los documentos escritos en un lenguaje de maquetación). Esta es, probablemente, la razón que motiva la elección de la presentación en tabla, ya que una distribución por líneas habría obligado a duplicar en pantalla una importante cantidad de información, sin contar con las dificultades técnicas que habría podido suponer.
 
La cuestión es que, independientemente de las razones por las que haya sido tomada en cada caso, esta decisión no suele ponerse en cuestión a pesar de su impacto sobre el trabajo del traductor, tanto en lo relativo a su calidad como a su rapidez. Desde luego, el método de trabajo es similar en ambos casos, ya que la mayoría de los traductores suelen comenzar a traducir un segmento copiando exactamente el texto de origen para, a continuación, sobrescribir (o machacar) el texto en la lengua de origen por la correspondiente traducción. Este método presenta la ventaja de que minimiza la posibilidad de cometer errores al tener que reproducir (o cortar y pegar) elementos como cifras, etiquetas, nombres propios, etc.
 
Aun así, cuando el texto se presenta en forma de columnas vemos que el menor espacio horizontal disponible obliga al traductor a trabajar con un mayor número de líneas y, curiosamente, parece que determinados errores abundan más en los textos traducidos con este tipo de interfaz. Por ejemplo, parece más habitual repetir palabras, dejar dobles espacios y, tal vez, cometer errores de concordancia entre palabras de líneas diferentes.
 
Al revisar el texto, la situación cambia y la presentación en forma de tabla resulta más cómoda para seguir el texto de la traducción y recurrir al texto de origen con facilidad. La presentación con el formato lineal, por otro lado, sólo resulta aconsejable cuando se puede ocultar el texto de origen y ver el texto de la traducción con el formato para el que está diseñado.
 
A pesar de los grandes avances que han sufrido los ordenadores durante los últimos años, resulta curioso que haya aplicaciones, como los sistemas de traducción asistida, que se han aferrado a los viejos esquemas y no incorporan conceptos ya muy populares en la informática. Por ejemplo, las aplicaciones dirigidas al gran público ya han descubierto el valor que los usuarios confieren a poder personalizar la interfaz (y hasta el comportamiento) de una aplicación a su gusto. Incorporar estas opciones a los sistemas de traducción asistida permitiría agilizar el trabajo del traductor y elevar la calidad de los textos.
 
Más allá de la metáfora del papel, en la que se representan en pantalla las traducciones de manera similar a como se imprimirían en un libro, una interfaz de ordenador ofrece infinitas posibilidades de presentación visual utilizando, por ejemplo, colores y signos, que nos permitirían observar el texto desde diferentes puntos de vista. Un buen comienzo, por ejemplo, podría ser permitir que el usuario pudiese elegir entre la manera en que se le presentan los segmentos por traducir y que su espacio de trabajo en pantalla deje de ser un minúsculo recuadro de la pantalla rodeado de información que no le interesa.

¿Qué interfaz de traducción asistida prefieres?
Vote

No comments yet. You should be kind and add one!

Leave a Reply

Your email address will not be published.This is a required field!

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Recent Comments