buscador lecturas enlaces blog [español]
software publicaciones código nosotros [English]
Álvaro
Marín
García

Ser traductor es ser el Señor Lobo. Como al personaje de la película de Tarantino se nos contrata para solucionar un problema ante el que nuestro contratante queda mudo. O sobre el que más le convendría guardar silencio; si bien por razones distintas, claro.

El oficio consiste en enfrentarse a una serie de problemas encadenados de varia naturaleza y dificultad para darles soluciones rápidas y elegantes. Encontrar el procedimiento exacto para cada problema en el momento oportuno es esencial. Desarrollar las estrategias de búsqueda es parte de la afinada pericia del traductor que, como el secundario de Pulp Fiction, debe actuar bajo la presión de un plazo ajustado. Siempre hay alguien que lo espera impaciente.

Y aun así hay que andar con tiento, no precipitarse, pensar; incluso pedir café cuando uno se bloquea, como hace el Señor Lobo nada más ponerse a trabajar. No hay que olvidar cabos sueltos, no se debe dejar huella de nuestro paso, no podemos no hacerlo bien.

Con la experiencia y los errores cometidos se aprende la solución a muchos problemas, y estos problemas dejan de serlo para ser tan sólo recursos adheridos a la rutina: tramos de paso que no precisan atención. Uno llega, ve qué es lo que se le presenta y se va directamente al grano. Sobrevuela los tramos yermos de problemas sin prestarles atención. Así es como se puede llegar a traducir en quince minutos un párrafo que en otro tiempo requirió treinta.

Pero, ¿y si la abundancia de estos tramos no permitiese dar mejores soluciones a los problemas venideros?, ¿y si tan solo permite despachar con más premura problemas irresueltos? Nuestro cometido es averiguarlo y a partir de ahí seguir preguntando. A eso dedico mi esfuerzo en la investigación de los procesos de la traducción.

Como profesional compagino la traducción jurada y la literaria con otras actividades que, si bien distan de estas primeras, siempre terminan por remitir a ellas. Y está bien que así se sigan planteando interrogantes: es vital que demos al Señor Lobo una respuesta, su supervivencia puede depender de ello.



 
Copyleft 2011   ·   Términos y condiciones   ·   Privacidad y registro